Asd

Sexismo en Norteamérica

sexismo en los Estados Unidos
La década de 1960 fue conocida como una década de luchas civiles, la militancia de los negros en reclamo de sus derechos civiles, protestas contra la guerra. Dentro de este panorama, parecía poco probable que otro movimiento social podría afianzarse y crecer, pero la conciencia de la opresión en las mujeres no pudo crecer, produciendo un enorme impacto sobre los disturbios que fueron notable en los campos universitarios pocos años despues.

La militancia Negra (Black Power Movement), el movimiento estudiantil, el movimiento contra la guerra, la militancia juvenil, el radicalismo, y toda libertad afirmaba la igualdad y la liberación, pero ninguno de ellos creyó que era especialmente necesario o aplicable a las mujeres, sobre todo por los hombres con ideas radicales. Irónicamente, fue la experiencia política con los hombres radicales que llevaron a la conciencia de las mujeres radicales a entender que eran un grupo claramente oprimido y, por lo tanto, un grupo con intereses distintivos.

El feminismo que surgió en la década de 1970 fue, de hecho, parte de una larga y dolorosa serie de movimientos para la liberación de la mujer. Propuestas de los derechos de las mujeres se escucharon primero hace más de un siglo. El movimiento por la igualdad de la mujer dentro del contexto Norteamericano producto de las emergencias de la Depresión y la Segunda Guerra Mundial empujaron a un lado las preocupaciones feministas. Con la victoria, ambos sexos con gratitud reanudaron el sueño de la clase media de la familia, la seguridad y la movilidad ascendente. Estos años de la década de 1940 y principios de 1950 fueron los años de La mística de la feminidad "The Feminine Mystique," cuando el papel doméstico de la mujer (housewife) domina la cultura americana.

Cuando las mujeres comenzaron, en la década de 1970, a reafirmar una vez más a sí mismas y afirmaban ser capaces de ser médicos, abogados, banquero y pilotos, fueron recibidas con burlas. La larga Amnesia "Long Amnesia" se había apoderado y estereotipado el papel de la mujer en los años 1940 y 1950. La gente, especialmente los hombres, habían llegado a considerar a la domesticidad
femenina casi como un fenómeno natural. Sin embargo, las mujeres perseveraron y, en lo que fue históricamente un breve período, se hizo inconcebible ver rostros femeninos transmitiendo las noticias, la concesión de préstamos, y la formación para ser pilotos del jet en la Academia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

En el siglo XXI las mujeres más jóvenes en Norteamérica están creciendo en un mundo cambiado, tan diferente al de la década de 1950 que para muchos estas batallas parecían como si fueran piezas de un pasado hace mucho tiempo. Pero la lucha por la igualdad real entre los sexos es casi una ilusión. Aunque la idea de la supremacía masculina puede estar en el camino de salida en los
países más industrializados, todavía hay, en muchos aspectos, un largo camino por recorrer.

Exclusión de las mujeres en posiciones de liderazgo

¿Que tan cierto es la posicion de las mujeres en la parte superior de la escala económica? Según la revista The Economist la persistencia del "techo de cristal" que bloquea las mujeres de cualquier cosa como la igualdad de participación en los más altos niveles de los negocios estadounidenses en este aspectos, no mucho. Las mujeres hoy en día en muchos países, incluyendo los Estados Unidos, son más propensos a ser ejecutivas de empresas que la generación anterior, pero el progreso se ha estancado en los últimos años. Aunque las mujeres son casi la mitad de la fuerza laboral estadounidense, todavía representan sólo el 8 por ciento de los altos directivos en las empresas estadounidenses, y menos del 1 por ciento de los directores generales; y estas proporciones apenas han cambiado en absoluto en la última década.

¿Cómo se explica la obstinada persistencia del techo de cristal "glass ceiling"? Los economistas citan tres razones fundamentales: La exclusión de las mujeres de las redes sociales informales a través de la cual los hombres han conseguido tradicionalmente influencia y promociones, un estereotipo generalizado de las mujeres como menos capaces de liderazgo, y la falta de modelos de mujeres de guía hacia arriba en el corporativo jerarquía. La forma en que estas barreras funcionan en la práctica se muestra sorprendentemente en cuenta el tratamiento de las mujeres en la mayor corporación de la Nación, las tiendas Wal-Mart de Liza Featherstone. Aunque WalMart contrata a un gran número de mujeres, que se han concentrado mayoritariamente en el nivel bajo, mal remunerados una situación que ha dado lugar a una demanda masiva en contra de la empresa por las mujeres que alegan discriminación sexual. Las mujeres que buscan ascender a mejores puestos de dirección a menudo son ridiculizadas por los ejecutivos masculinos, ya que muchas de las reuniones de los ejecutivos de la empresa muchas veces se celebran en los clubes nocturnos de bailarinas eróticas (striptease). Una cultura "club de niño" a menudo mantienen las mujeres con talento por debajo de su capacidad, mientras que menos hombres calificados a ascender en la escala laboral.

¿Cómo, en una sociedad supuestamente comprometida con la igualdad entre los sexos, estas prácticas siguen existiendo. Parte del problema es la persistencia obstinada de normas y expectativas sexistas que, aunque a menudo sutil, todavía forma parte de las vidas de los hombres y mujeres de maneras muy diferentes. Como Peggy Orenstein muestra en aprendiendo en silencio "Learning Silence," estas actitudes comienzan muy temprana. Orenstein observó una escuela de California un "currículum oculto" que ofrece lecciones no declaradas un "subtexto que socavan la confianza de la niña en su capacidad de aprender, sobre todo en temas cruciales como la ciencia y las matemáticas. A los Niñas y los niños también se les da señales sutiles pero eficaces sobre cómo comportarse en el aula y cual es su posición dentro de la cultura y la organización social de la escuela. Orenstein llega a la conclusión de que estas lecciones tenues pero convincentes tienen el efecto de enseñar a los estudiantes de su lugar en la jerarquía o estatus en la sociedad en general.

El desarrollo temprano de estas expectativas de género ayudan a explicar lo que el economista llama el ritmo "glacial lento" de cambio en las oportunidades para las mujeres en los niveles superiores de la economía estadounidense. Pero el cambio ha sido aún más lento cuando se trata de las condiciones en los puestos de trabajo de nivel inferior que aún están en poder de forma desproporcionada a las mujeres, a menudo mujeres de color. Como Pierrette Hondagnew Sotelo muestra en su descripción de los trabajadores del servicio doméstico en California, las mujeres que hacen estos trabajos suelen ser inmigrantes. Las condiciones que se enfrentan con frecuencia en el trabajo es de baja remuneración, largas horas, de aislamiento y de tratamiento a veces duro por los empleadores ilustrando cómo las expectativas tradicionales de género persisten aún en lo más "moderno" de la configuración económica y Social.


Sexismo en Norteamérica Reviewed by Lione Moscoso on 16:59:00 Rating: 5

No hay comentarios.:

All Rights Reserved by Imagenes latinas.net © 2014 - 2015
Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.