Top Ad unit 728 × 90

La violencia contra la mujer en Republica Dominicana

Image courtesy of kenfotos at
FreeDigitalPhotos.net
La violencia de género, es uno de los más graves problema sociales, es una violación a los derechos humanos de las mujeres.

El género es una construcción cultural e histórica, que nos da cuenta de la simbolización cultural de la diferenciación anatómica  que se va reproduciendo a través de las prácticas, ideas,  discursos y representaciones sociales que condicionan la conducta objetiva y subjetiva de las personas en función a su sexo. Por lo tanto, se descarta que los hombres y mujeres sean producto de una realidad natural; por el contrario, somos producto de una interpretación histórica y cultural.

La violencia contra la mujer por razones de género obedece a una lógica jerarquizada entre los sexos, la cual es instaurada dentro de la cultura y la sociedad y es trasmitida mediante discursos y representaciones; la constituyen todos aquellos comportamientos y acciones que violenten, dañen o perjudiquen la integridad de las mujeres, obedeciendo estas acciones a una racionalidad que discrimina a la mujer, impactando de manera negativa su identidad y bienestar social, físico y psicológico.

Los tipos de violencia física por motivos de género de los cuales son víctimas las mujeres comprenden desde bofetadas, puñetazos, estrangulación y patadas hasta golpes con bastones, porras o látigos, uso del fuego o de ácidos para causar dolor y daños de larga duración e incluso el homicidio.

Asimismo, las mujeres padecen la violencia psicológica o emocional, consistente en las amenazas, los comentarios degradantes, el lenguaje sexista y el comportamiento humillante. Estos son componentes frecuentes de la conducta violenta hacia las mujeres que pueden tener consecuencias para su bienestar psíquico o emocional. Toda violencia física o sexual repercute también sobre el estado mental de la víctima. En cuanto a la  violencia sexual, ésta puede focalizarse inicialmente en las violaciones.

Finalmente, las mujeres frecuentemente están sometidas a privaciones económicas o de otro tipo. Millones de mujeres en todo el mundo dependen de los varones, que les dan apoyo económico y seguridad. Por lo tanto, los hombres pueden tener un impacto directo sobre el bienestar de la mujer, proporcionando o reteniendo los medios para la obtención de alimento, vestimenta y otras necesidades diarias.

La violencia ejercida contra la mujer es un problema que obedece a estructuras jerárquicas patriarcales que reproducen una cultura donde las mujeres son vistas como objetos desechables y maltratables Sin embargo, estos crímenes sí responden a un clima social y cultural específico, donde aún prevalece el machismo, entendido como el comportamiento colectivo sostenido en un sistema social organiza.

La violencia contra las mujeres no es exclusiva de ningún sistema político o económico; se da en todas las sociedades del mundo y sin distinción de posición económica, raza o cultura. Por tanto, la violencia contra la mujer es un problema mundial, histórico y estructural. A lo largo de la historia se ha podido constatar que la mujer cumple un rol determinado socialmente; es decir, que se ha ido construyendo una realidad donde lo femenino es inferior a lo masculino.

En este contexto, la violencia de género es un mecanismo social clave para perpetuar la subordinación de las mujeres, puesto que, debido a que el poder se considera patrimonio genérico de los varones, la hegemonía masculina se basa en el control social de lo femenino. Por lo tanto, las violaciones a los derechos humanos de las mujeres se relacionan directa o indirectamente con el sistema de género y los valores culturales dominantes .

 No toda la violencia contra la mujer puede identificarse como violencia de género, ya que por
definición, el término hace referencia a aquel tipo de violencia que socava sus raíces en las relaciones y definiciones de género dominantes existentes en una sociedad, por lo que es habitual que exista cierta confusión al respecto y por ende, una gran profusión terminológica y falta de consenso. Tampoco  puede ser considerada como feminicidio, porque cuando el género de la víctima es irrelevante para quien la asesina, se trata de un  asesinato no de un feminicidio.

Además, también tiende a confundirse con la violencia doméstica, término más restringido que, aunque está íntimamente relacionado, incluye la violencia «en el terreno de la convivencia familiar o asimilada, por parte de uno de los miembros contra otros, contra alguno de los demás o contra todos ellos», y donde se incluyen además de las mujeres, a niños, ancianos e inclusive varones.

 Los crimenes de generos en la mayoria de los casos son perpetrados por conocidos: parejas, parientes, novios, esposos, acompañantes, familiares, visitas, colegas y compañeros de trabajo; también son perpetrados por desconocidos y anónimos, y por grupos mafiosos de delincuentes ligados a modos de vida violentos y criminales. Sin embargo, todos tienen en común que las mujeres son usables, prescindibles, maltratables y deshechables. Y, desde luego, todos coinciden en su infinita crueldad y son, de hecho,
crímenes de odio contra las mujeres.

El feminicidio entra dentro de la esfera de la violencia contra la mujer, pero también toma otras formas. Aunque existen otros casos como una mala o falta de atención médica durante el embarazo o el parto que pueden acarrear la muerte de la madre. La República  Dominicana está considerado por organismos internacionales como uno de países con mayor número de feminicidios  al año en América Latina y el Caribe.

Vivimos en un mundo en el que las mujeres no tienen control sobre sus cuerpos. Esto es consecuencia de un sistema injusto que considera a las mujeres seres inferiores que necesitan de la tutela de los varones y estar subordinadas a ellos. Mientras sea tan enorme la desigualdad entre mujeres y varones, y mientras los varones se sientan con derecho sobre las mujeres, éstas permanecerán en condiciones precarias, serán vistas como de menor valor en la sociedad y sometidas a la violencia masculina.

“Los feminicidios expresan situaciones extremas de violencia contra las mujeres y niñas. Son el extremo de un continuo de terror contra ellas, que incluye diversas formas de humillación, de desprecio, de maltrato físico y emocional, de hostigamiento, de abuso sexual, de incesto, de abandono, de terror y la aceptación de que las mujeres y niñas mueran como resultado de actitudes misóginasy de prácticas sociales” .

El concepto feminicidio se ha construido para nombrar correctamente la especificidad de un crimen. Es parte de un contexto de discriminación contra la mujer porque, ocurre cuando el agresor intenta menoscabar los derechos y las libertades de la mujer, atacándola en el momento en que pierde la sensación de dominio sobre ella.

En este sentido, el feminicidio puede desarrollarse en los tres ámbitos; tanto dentro del ámbito familiar, como en el de la comunidad como en el perpetrado por el Estado o tolerado mediante la poca atención a políticas que erradiquen la discriminación contra la mujer y los obstáculos que permanecen en las legislaciones nacionales (atenuante de homicidio: crimen por emoción violenta) que dificultan a debida diligencia del Estado y mantiene estereotipos que tienden a devaluar los comportamientos femeninos.

La violencia de género en la República Dominicana "es de una magnitud muy grande" y debería poner en alerta a todas las instituciones para dar respuestas a esta situación. producto de esta violencia 108 mujeres muertas en lo que va del año es el saldo de la la violencia machista en República Dominicana; el pasado 2011 fueron 230. Estadísticas de la Procuraduría General de la República a las que tuvo acceso Efe indican que los asesinatos de mujeres han pasado de 190 en 2005 a 230 en 2011, mientras que entre enero y abril
de 2012 se han contabilizado 66 muertes en el territorio nacional.

Tomando en consideracion los alto niveles de feminicidios en la Republica Dominicana “Estamos frente a una gran tragedia nacional, y hemos solicitado en una jornada de luto que se declare emergencia nacional, pues en casos de dengue, de malaria o cólera mueren diez y se declara emergencia nacional, pero mueren 200 a 300 mujeres cada año y no se declara emergencia nacional”, afirma Sergia Galván, directora ejecutiva del Colectivo Mujer y Salud.

La violencia contra la mujer se encuentra generalizada en la República Dominicana: según los datos, un 24 por ciento de mujeres de edades entre los 14 y los 49 años han sufrido abusos, y más de 600 mujeres han sido asesinadas en los últimos cinco años, la mayoría por sus compañeros o excompañeros.

Según estadísticas del Observatorio de Ejercicio Ciudadano de las Mujeres, en los primeros 6 meses del 2012, se registraron 98 feminicidios en República Dominicana, lo que equivale a uno cada 44,6 horas.La violencia familiar en la República Dominicana cada año deja en la orfandad a cerca de 800 niños y niñas.

las consecuencias de los femicidios: Muerte de mujeres en edad productiva, traumas en las familias, cientos de niños y niñas huérfanos, quedando afectados de por vida en sus emociones, afectividad y en su forma de pensar. Legitimización de un aprendizaje social del que ama controla, maltrata y produce muerte en nombre del amor. Cultura de violencia aprendida, depresión, estrés post-traumático, pobre expectativa de vida en pareja y familia como proyecto social.

Organismos defensores de la mujer, denuncian la falta de voluntad política del gobierno al enfrentar este problema, especialmente, en la carencia de presupuesto específico de un problema que, sin embargo, es la principal causa de muerte de mujeres en edad reproductiva. “Las autoridades se muestran totalmente indiferentes y no dan respuesta, simplemente aluden que no tienen recursos.



FEMINICIDIOS:  TRAGEDIA Y EMERGENCIA NACIONAL

DIA DE LUTO NACIONAL, 11 DE JULIO 2012

Al Congreso Nacional Dominicano, al Poder Ejecutivo, al Poder Judicial y a la Sociedad Dominicana,

Las entidades abajo firmantes, representantes de cientos de organizaciones, redes y coaliciones a nivel nacional y de la diáspora dominicana en los  Estados Unidos, conmovidas e indignadas por la tragedia de los feminicidios, que ya suman 108,  hemos declarado el día de hoy miércoles 11 de julio, de luto nacional y hacemos entrega de este documento apelando a que se declare el país en emergencia nacional frente a los feminicidios.

Con más de 100 casos hasta la fecha, los feminicidios se han convertido en una tragedia tristemente cotidiana a la que urge buscar solución. La escalada de los últimos años en el número y la ferocidad de estos asesinatos deja pocas dudas de que nos enfrentamos a una verdadera emergencia nacional, cuya solución no se puede seguir postergando. El feminicidio es ahora la principal causa de muerte de mujeres en edad reproductiva, lo que remite a una grave crisis social, de salud pública y de seguridad humana.

Si bien es cierto que las autoridades, como el país en pleno, reconocen la gravedad de la situación, todavía no se ha pasado del plano de las lamentaciones al de la acción efectiva, aún cuando somos compromisarios de convenios internacionales que comprometen al país a erradicar toda forma de violencia contra la mujer. Esto último demanda presupuestos adecuados, una legislación mejorada y esfuerzos inter-institucionales que evidencien una clara vocación de enfrentar la situación con hechos y no solo con palabras.Lamentablemente,  los poderes legislativo, ejecutivo y judicial no han mostrado hasta ahora la voluntad política requerida para poner fin a esta tragedia.

La realidad es que durante los 15 años de vigencia de la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar (Ley 24-97) hemos visto un incremento constante de los índices de violencia contra las mujeres y las niñas, sin que ningún gobierno haya dedicado la atención y los recursos necesarios para enfrentar la crisis. La lucha contra el feminicidio y la violencia de género en sentido general ni siquiera tiene presupuesto propio, debiendo mendigar recursos internacionales para ofrecer respuestas que han resultadoa todas luces insuficientes.

Consecuencia de esto es que en la actualidad el país apenas cuente con un par de refugios para mujeres maltratadas y sus hijos e hijas; que persista la igualmente escandalosa carencia de centros de atención para víctimas, todavía  inexistentes en la mayoría de las provincias; que el Ministerio de Salud siga sin involucrarse en la respuesta de atención contra la violencia de género, rehusándose a poner en práctica las Normas de Atención en Violencia en Salud; que no existan programas para atender a los más de 800 niñas y niños que cada año quedan en la orfandad a consecuencia de los feminicidios; que no se hayan puesto en marcha programas de prevención ni campañas amplias de sensibilización a nivel nacional; que se sigan implementando normas jurídicas desfasadas y contraproducentes, como la conciliación de las víctimas con los agresores o la práctica absurda de pedir a las víctimas que entreguen las citaciones judiciales a sus
agresores, entre otras.

La lucha contra la violencia de género, en tanto producto de la cultura machista y patriarcal, requiere además medidas de más largo plazo para enfrentar de una vez por todas las desigualdades de poder entre hombres y mujeres, incluyendo medidas para reducir la pobreza y la dependencia económica que obliga a tantas mujeres a permanecer con sus victimarios,así como la inclusión de nuevos componentes en el currículo escolar dirigidos a fomentar los valores de la igualdad, el respeto y la no violencia en la nuevas generaciones.

La creciente conciencia ciudadana y el trabajo perseverante de las organizaciones de mujeres son imprescindibles pero no son suficientes. Tampoco se puede seguir delegando la atención del problema en la Procuraduría para Asuntos de la Mujer o en el Ministerio de la Mujer, entidades por demás menesterosas que no cuentan ni con una fracción de lo recursos necesarios para hacer frente a la situación.En efecto, el Ministerio de la Mujer tiene el segundo presupuesto más bajo de la administración pública y la Procuraduría de la Mujer ni siquiera tiene presupuesto propio.

El momento actual demanda la clara voluntad política y el compromiso de todos los poderes del Estado, de todos los ministerios y entidades gubernamentales actuando de manera concertada, con visión clara y planes de largo plazo. De manera particular reclama la acción decidida del Congreso Nacional, que tiene en sus manos la responsabilidad de asignar los presupuestos,aprobar las reformas legislativas necesarias y fiscalizar el adecuado cumplimiento de sus disposiciones. Urge pues, que este Congreso actualice la legislación contra la violencia de género a la mayor brevedad y que incluya una partida específica para el combate a la misma en el presupuesto del próximo año, que debiera ser declarado Año de Lucha Contra la Violencia Machista.

El feminicidio y la violencia de género constituyen una grave crisis cuya solución ha sido inexcusablemente postergada por aquellos llamados a enfrentarla. Todos los sectores de la sociedad dominicana, a través de sus organizaciones ciudadanas, reclaman hoy que se declare el fenómeno de los feminicidios como una emergencia nacional y que las autoridades responsables tomen todas las medidas necesarias para ponerle fin a esta tragedia.

Argunas de las organizaciones firmantes:
Foro Feminista, Colectiva Mujer y Salud, Ciudadanía Activa de las Mujeres, Red Nacional de Jóvenes, Participación Ciudadana, Alianza ONG, Comité Intersindical de la Mujer Trabajadora (CIMTRA), CNTD-CASC-CNUS, Coalición por una Educación Digna, Foro Ciudadano, Colegio Dominicano de Periodistas, Centro de Investigación y Acción Femenina CIPAF, Profamilia, Red de Periodistas con Perspectiva de Género, La Multitud, La Revuelta, Círculo de Periodistas de la Salud (CIPESA), Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas, PACAM, Colegio Dominicano de Periodistas-Seccional Santiago, Coalición ONGSIDA, ASOLSIDA, Mujeres en Desarrollo Dominicana MUDE, Asociación Tú,  Mujer, Confederación Nacional de Mujeres del Campo CONAMUCA, Centro de
 Estudios


para mas informacion sobre este tema, visite los siguientes enlaces





La violencia contra la mujer en Republica Dominicana Reviewed by Leonard MG on 18:10:00 Rating: 5

No hay comentarios.:

All Rights Reserved by Imagenes latinas.net © 2016 - 2017
Powered By Blogger, Designed by Sweetheme

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.